Detención del clientelismo


(Adrian López) #1

Hoy en día casi ochenta y un mil personas son beneficiadas por el Ministerio de Desarrollo social. Sin caer en prejuicios tenemos como ejemplo a varios países de la región, como Argentina, donde en algunas provincias hay 2 o más personas recibiendo planes sociales por contribuyente, es decir, cada trabajador del sector privado está manteniendo a 2 o más personas.
En estos países donde ocurren este tipo de cosas existe la llamada “cultura de el plan social”, donde el plan se convierte más en una forma de vida que en una ayuda.
Para evitar este tipo de clientelismo o exageraciones no propongo terminar con los planes sociales, porque evidentemente hay gente que realmente los necesita; mi idea a compartir es que estas personas no sean votantes en ninguna de las elecciones (tanto departamentales, como internas y nacionales) si en el momento de la elección son beneficiarios de la Tarjeta Uruguay Social (TUS) u otros, exceptuando Asignaciones Familiares y obviamente Jubilaciones.


(Mathias Leandro Botta Bachino ) #2

No creo que sea la opción mas viable, le estas quitando la condición de ciudadano a alguien por el motivo de vivir en un contexto complicado… Y obviamente cada uno defiende sus intereses en todos los ámbitos, también lo hace con su voto. Me pregunto si alguien que está pasando por un mal momento tiene menos derecho o menos capacidad para decidir sobre el futuro del país. Además tu idea requiere de una reforma constitucional!
El problema en realidad (desde mi punto de vista) es evitar el abuso al acceso a estas prestaciones sociales, el Mides debería de tener más recursos (del tipo que sean necesarios) para poder evaluar mejor quiénes precisan de algún plan social, que es lo que realmente necesitan y fiscalizar que se usen de manera adecuada.