Eliminar aportes al Fondo de Solidaridad


(Alejandro Ferrer) #1

Introducción

El Fondo de Solidaridad fue creado por ley en 1994 como un organismo no estatal basado en el aporte de los egresados de la educación pública terciaria para financiar el sistema de becas para estudiantes de bajos recursos, estos recursos salen del aporte mensual de todos los profesionales egresados de la Udelar ó egresados de títulos intermedios de dichas cerreras, como también egresados de carreras terciarias de la Universidad de Trabajo del Uruguay.

Por año se destinan US$ 17 millones al sistema de becas provenientes de alrededor de 75000 contribuyentes profesionales en activo, que beneficia a 8000 estudiantes, en promedio son US$ 227 de aporte anual por profesional durante 35 años desde el comienzo de la aportación, y recientemente han habido cambios en los aportes con una contribución adicional a carreras mayores a 5 años cuyos ingresos mensuales sean superiores a seis salarios mínimos nacionales, generando malestar entre los egresados, quienes cuestionan el actual diseño del sistema de becas, que siendo un aporte fijo sujeto a la duración de las carreras se presta a desigualdades.

Diagnóstico

Hoy un profesional recibido en la Udelar en activo, tiene que realizar este aporte de US$ 227 ($6578) anualmente durante 35 años de su vida laboral, además de los aportes a la Caja Profesional que ya al sexto año de actividad al día de hoy debe aportar 8324 pesos cada mes, sumado a que si es un profesional dependiente se somete a un descuento del 15% fijo de su sueldo por aporte al Banco de Previsión Social, y si su sueldo pasa los $ 36111 mil pesos nominales además deberá pagar mensualmente 15% de sus sueldo en IRPF ó si pasa los $ 54166 nominales un 24% en IRPF.
Las cifras citadas hacen insostenible la actividad profesional de un ciudadano que percibe un salario en el rango de clase media ya que la suma de aportes tributarios no son congruentes ni proporcionales.

Este análisis utiliza cifras de franjas donde se encuentra la clase media que es el grueso de la gente que realiza las contribuciones al fondo de solidaridad, donde en la actualidad se le está dificultando hacer frente a tanta presión fiscal por parte del estado corriendo el riesgo de desaparecer si se sigue en este camino.

Propuesta

Que el fondo de Solidaridad siga funcionando como organismo paraestatal como hasta ahora otorgando becas para estudiantes de bajos recursos, con la misma estructura y normativa. sin perjuicio del poder adquisitivo de la clase media profesional uruguaya, cuyo financiamiento de dichas becas provenga del dinero estatal.

Indicadores

Utilizar los mismos indicadores socioeconómicos que se realizan habitualmente por parte del estado, evaluando si hay mejoras en la calidad y poder adquisitivo en la población toda ya que 75000 porfesionales sin esa carga contributiva destinaran esos recursos al bienestar social, a un mayor consumo elevando también los indicadores de estado de bienestar en general.

Institucionalidad

Poder Legislativo y Ejecutivo.

Financiamiento

La suba de las franjas de IRPF y demás medidas impositivas para cubrir el deficit fiscal provocado por los últimos acontecimientos por ejemplo el de la empresa petrolera estatal ANCAP, cuyas perdidas oscilaron entre 800 y 1000 millones de dolares lograran que ese deficit se cubra a corto plazo.
Si el estado no vuelve a bajar dichas franjas y demás impuestos US$ 17 millones es una cantidad comodamente aforable para financiar el bienestar de estudiantes universitarios uruguayos de bajos recursos.


(Federico Iglesias ) #2

Creo fervientemente que es necesario el Fondo de Solidaridad, ese “perjuicio” que le genera a los ya egresados del sistema educativo (quienes ya tienen un buen currículum y pueden conseguir un buen empleo). Ayuda a quienes no podrían realizar una carrera sin esta solidaridad. No veo lo malo. Solo veo igualdad.
Y para mi los impuestos, deben pagarlo quienes más tienen.


(Alejandro Ferrer) #3

Hola Federico,

Quizás no has entendido el planteo, no estoy en contra de las becas, estoy en contra de que las paguen los profesionales, la educación en Uruguay por ley es gratuita, y esto no la hace gratuita, es el estado ( cómo antes lo hacía) el que tiene que gestionarse mejor y brindar las becas a los estudiantes que la necesiten y cuanto más se les apoye mejor.
Al margen del Fondo de Solidaridad, existen los comedores universitarios y en estos últimos años ha mejorado mucho el bienestar universitario y lo aplaudo, no así la clase media y media baja profesional, que también tienen derechos y que también pagan impuestos y que muchos no han percibido dicha beca pero si han pagado muchos impuestos para educarse y ganarse la vida, a estos no les corresponde la financiación de las becas, le corresponde al Estado, el cual cada vez más parece no importarle que sin clase media no hay sociedad.
Es una opinión, la puedes compartir o no.
Pero si llegas a entrar en los índices de recaudación impositiva de DGI y por concepto de IVA y demás impuestos en los entes correspondientes, observarás que los que más pagan no son los que más tienen, es la clase media obrera de siempre la franja social donde el estado más recauda, los que más tienen van a Universidades privadas y no tienen que aportar al Fondo de Solidaridad por normativa.

Un saludo Cordial
Aguardo tus comentarios si los tienes.
Saludos