Incentivar producción de carne de laboratorio (carne sintética)

INTRODUCCIÓN
En los últimos años se empezó a investigar en diferentes laboratorios del mundo el “cultivo” de carne sintética o de laboratorio. La carne sintética se produce a partir de células animales cultivadas en condiciones especiales el cual favorece la multiplicación de dichas células produciendo carne. Esta industria será un competidor directo con el mercado cárnico uruguayo por lo tanto tenemos que prepararnos a nivel país. No podemos dejar que el “uber” cárnico nos pase por arriba.

DIAGNÓSTICO
Exportación de carne bovina en 2018 en Uruguay: 1.600 millones de dólares.
Equivale a un 18% de las exportaciones de bienes.
Esto es lo que Uruguay puede llegar a perder de forma directa. Esta pérdida se materializará si la carne cultivada llega a tener un precio competitivo, también es posible que países o regiones consumidoras de carne establezcan normas prohibiendo la carne obtenida de animales en pro de los derechos de los animales.

PROPUESTA
Incentivar proyectos de investigación en Uruguay para el cultivo de carne de laboratorio, conjuntamente con LATU, MGAP y grandes productores rurales. Contratar a un referente del tema para brindar capacitación local. Involucrar a la Universidad de la República en la investigación y generación de conocimiento.
Generar infraestructuras, técnicas y conocimientos para la producción de carne sintética.
El objetivo es impulsar esta industria en Uruguay.

INDICADORES
La propuesta es una inversión a largo plazo, puede llevar más de 10 años antes que sea rentable la carne sintética.
Es posible medir el impacto positivo contabilizando la exportación de este tipo de carne.

INSTITUCIONALIDAD
LATU, INIA, MGAP, UdelaR

FINANCIAMIENTO
Puede ser financiado desde la ANII

FUENTES




8 Me gusta

Creo que esto es mas que atendible, si en el mundo esta surgiendo esta iniciativa entonces en nuestro país gran exportador de carne debemos empezar a estudiar de que se trata. Como nos afectaría y que podemos hacer para atenuar, pero sobre todo creo que deberíamos copiar y aprender. Creo que esta claro con el ejemplo de China, que copia todo sin miramientos y atropellanado los derechos intelectuales para lograr prosperar económicamente.
Debemos empezar cuanto antes, porque sino puede que no tengamos tiempo de reacción.
También pude suceder que no sea conveniente para Uruguay hacer este tipo de producto. Pero volvemos a lo mismo, sino lo estudiamos y nos descansamos solo en lo que actualmente se hace puede ser tarde cuando queramos reaccionar.
Me sumo a la propuesta sin dudas.

2 Me gusta

Me parece excelente esta propuesta, por diferentes aspectos que ennumero a continuación.

Aspecto moral:

En la naturaleza, los seres vivos (exceptuando el reino vegetal y algunas otras especies), basan su alimentación en el asesinato. Esto no supone problema desde el punto de vista moral para cualquiera de estas especies, dado que la moralidad es un invento humano. Sin embargo, creo que debería serlo para nosotros. Por esta razón, existieron desde hace mucho tiempo personas con dietas que tuvieran en cuenta, al menos parcialmente, esta situación. Como ejemplo, puedo nombrar a Sócrates, filósofo vegetariano hace más de 2000 años. Hay ideologías alimentarias que evitan matar directamente: el frugivorismo, que se basa en alimentarse tanto de frutas como de semillas, en exclusividad. Lamentablemnte, estos hábitos alimenticios, si bien resuelven el problema moral, no entregan los nutrientes necesarios para la supervivencia humana. A partir de la necesidad, se suele justificar la aberración de tener que asesinar (lo que supone quitar lo máximo que un ser vivo puede poseer, que es la vida misma). La propuesta de producción de carne en laboratorio (que a su vez es extensible a producción de otros tipos de alimento en laboratorio) permitiría, por primera vez en la historia humana, resolver tanto el problema moral como el nutricional.

Aspecto ambiental:

La industria ganadera es una de las principales contaminantes del planeta, emitiendo dióxido de carbono, metano y azufre en cantidades superiores a otras industrias, como la del transporte. Transcribo parte de un artículo de la Food and Agriculture Organization (FAO), organismo parte de la ONU (aquí puede leerse el artículo completo http://www.fao.org/newsroom/es/news/2006/1000448/index.html):

"Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero –el 18 por ciento, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte. También es una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos.
Genera el 65 por ciento del oxido nitroso de origen humano, que tiene 296 veces el Potencial de Calentamiento Global (GWP, por sus siglas en inglés) del CO2.

Y también es responsable del 37 por ciento de todo el metano producido por la actividad humana (23 más veces más perjudicial que el CO2), que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes, y del 64 por ciento del amoniaco, que contribuye de forma significativa a la lluvia ácida.

El informe de la FAO explica que la ganadería utiliza hoy en día el 30 por ciento de la superficie terrestre del planeta, que en su mayor parte son pastizales, pero que ocupa también un 33 por ciento de toda la superficie cultivable, destinada a producir forraje. La tala de bosques para crear pastos es una de las principales causas de la deforestación, en especial en Latinoamérica, donde por ejemplo el 70 por ciento de los bosques que han desaparecido en el Amazonas se han dedicado a pastizales."

Es de sabido conocimiento el efecto actual de la tala indiscriminada de árboles en la Amazonia, y sus efectos en todo el mundo (sintiéndose hoy mismo a través del humo en Uruguay).

Esta propuesta reduciría significativamente estos números, dado que no se necesitan ni vacas ni espacio para su pastoreo ni alimento para ellas, pudiendo producirse grandes cantidades de carne en superficies pequeñas.

Aspecto económico:

Como ya fue dicho en la propuesta original, esta forma de producir alimentos (si los costos lo permiten) podría suponer una competencia directa con la producción de carne de la forma tradicional. Si se industrializa el país con este proceso, se crearían muchos puestos de trabajo y permitiría contribuir al desarrollo económico del país. Una de las principales reticencias de la población (en especial aquella de países con gran producción ganadera) con respecto al veganismo y vegetarianismo, es la destrucción de puestos de trabajo. Eso no sería necesario en este modelo productivo.

Por las razones mencionadas, ¡acompaño completamente la propuesta!

3 Me gusta